El enigmático Papa Luna

Pedro Martínez de Luna, más conocido como Papa Luna, o el “Papa del Mar” , era un ser enigmático, amigo del esoterismo y de las artes mágicas. Nació en las tierras zaragozanas del Moncayo, en Illueca, y tal vez por eso fue atraído por la villa de Peñiscola en su herético papado. El 21 de junio de de 1411 entró en esta villa y asentó en su castillo su particular sede cardenalicia. El Papa Luna conocía el interés de los templarios por este lugar, los cuales consideraban a Peñiscola como el lugar donde las corrientes electromagnéticas convergían, por lo que eran posible los fenómenos paranormales en su entorno.

Todo ello ha creado toda una serie de leyendas en torno a este castillo, y a la ciudad amurallada en general. Todas ellas con un  interesante transfondo histórico y cuyo su conocimiento es preciso para entender aquellos tiempos de enfrentamiento entre los distintos poderes de la Iglesia católica y cuyo cisma supuso la transformación en la Iglesia que hoy conocemos.

Aquel papa que se obstinó en desafiar a la Iglesia pagó un duro precio por ello, aúnque consiguió su propósito y su sueño loco de convertir Peñiscola en Sede Papal, junto a Avignon y Roma. Nada más y nada menos para un personaje al que San Vicente Ferrer, el santo que obró el milagro de Morella, vaticinó que su orgullo le llevaría a perder la cabeza….. hasta el punto de que los niños jugaran con ella.

Y la profecía se cumplió…..

 (Ver leyenda)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s