San Antonio de los Alemanes: el universo vivo

Al principio de la Corredera de San Pedro, en pleno barrio de Malasaña, nos encontramos con una iglesia sorprendente en todos sus aspectos. Sorprendente su entrada, austera y sencilla, sin apenas elemento alguno que nos llame la atención y sin reseña ni identificación alguna. Este templo forma parte de todo un  edificio construído en ladrillo por orden del rey Felipe III en el año 1607 y que fue conocido como Hospital de San Antonio de los Portugueses y dedicado al cuidado de los enfermos portugueses que vivían en Madrid cuando Portugal formaba parte de la Corona española. La construcción de la iglesia se inició en 1624, siendo inaugurada nueve años después. Tras la independencia de Portugal, el edificio queda en desuso y abandonado, hasta que en el año 1689 la reina Mariana de Austria, madre del rey Carlos II y a la quien se le atribuye algún  milagro, cedió el hospital a los alemanes católicos que vivían en aquel entonces en Madrid, cambiando el primitivo nombre por el de San Antonio de los Alemanes, nombre que conserva en la actualidad. Años más tarde, en 1702, el rey Felipe V cede el edificio a la Hermandad de Refugio para que atienda y de cobijo y comida a los mendigos y pobres. Aún hoy en día el edificio sigue siendo regentado por esta Orden.

Entrada a la iglesia

Una vez que atravesamos la sobria puerta y nos adentramos en la iglesia nos sentimos sobrecogidos y sosprendidos por el universo que aparece ante nosotros. La cúpula y las paredes del templo, de planta circular están rodeados por frescos, en un gigante y circular cuadro en el que nos sentimos dentro y nos hace sentir que fomamos parte de él. Lucas Jordán, Francisco Carreño, y Francisco Ricci parece que pudieron ser los autores de estos frescos.

Panorámica de la iglesia

Ante nosotros aparece diversas escenas del Evangelio donde las formas, la luz y el espacio dan vida a todo lo que las pinturas representan. Situémonos en el centro de la iglesia y miremos todo lo que nos rodea hasta tener la sensación de que nosotros  también formamos parte de inmenso cuadro. (Leer reportaje de “San Antonio de los Alemanes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s