De Gandía a Roma: historia de los Borgia

 

Escudo de los Borja en el Palacio Ducal de Gandía
Escudo de los Borja en el Palacio Ducal de Gandía

Borgia. Un apellido que en el siglo XV significó poder, influencia, mecenazgo, pero también ambición, nepotismo, simonía, incesto y hasta asesinato, según en las fuentes históricas en las que se beban.   Una familia de origen valenciano, cuando aún se llamaba Borja, tuvo su climax de poder cuando por dos veces ocuparon la silla papal. La primera, entre los años 1455 y 1458, por parte de Alfonso de Borja como papa Calixto III; y la segunda, cuando su sobrino Rodrigo de Borja es papa entre 1492 y 1503 como Alejandro VI. Ambas circunstancias, nada usuales, demuestran el poder que ostentó esta familia, aunque todo lo que hicieron no era diferente a lo que hacían las otras familias italianas de la época.

Pero la historia de los Borgia en Roma no se inicia con Alejandro VI. Antes, en el año 1455, Alonso de Borja se convertía en el papa Calixto III. Alfonso de Borja y Cavanilles nació en una ciudad valenciana  llamada Canals, cerca de Játiva. El destino de Alfonso parecía estar escrito desde niño, cuando un día se tropezó con un fraile dominico que le auguró que algún día sería papa. Aquel fraile era Vicente Ferrer.  Alfonso de Borja era perteneciente a una familia noble venida a menos, una de las ramas menos pudientes de la familia, pero le ayudarán en todo lo necesario para que aquel niño estudiara leyes en Zaragoza y ocupar como profesor la cátedra de la universidad de Lérida. Sus conocimientos llegan a conocimiento del entonces papa Benedicto XIII, el Papa Luna, que utilizará a Alfonso en su particular batalla contra la iglesia de Roma, hasta el punto de nombrarle canónigo de la catedral de Lérida y participando en el llamado Cisma de Occidente. Cuando este llegó a su fin, el rey le nombra obispo de Valencia, siendo además Consejero Real en las campañas que concluirían con la conquista del Reino de Nápoles en 1442. El éxito de su negociación, supuso el fin del Cisma que había dividido la Iglesia desde 1378, y Alfonso fue recompensado con el nombramiento como Obispo de Valencia, sede en la que sólo permaneció tres años, ya que en 1432 abandonó la ciudad, a la que nunca regresaría, para acompañar a Alfonso V, como vicecanciller y consejero real, en la campaña que habría de concluir en 1442 con la conquista del Reino de Nápoles. En 1444 fue nombrado cardenal por el Papa Eugenio IV. Una vez en el cargo ofreció a sus dos sobrinos cargos y beneficios eclesiásticos. Uno de ellos era Rodrigo de Borja, futuro Alejandro VI…… (Continuará)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s