Autorretrato de otro

Kiro, viaje de regreso. Foto: J.A. Padilla

Casi por casualidad, o sin el casi, mientras paseaba con mi mujer por el parque del Retiro nos encontramos cara a cara, nunca mejor dicho, con esta exposición sita en el Palacio de Velázquez. Su cartel y su título atraía a visitarla y a dedicar unos minutos en conocer su temática. Dentro, apenas había contemplado unos pocos cuadros, quedé atrapado en aquel mundo automatizado y sórdido que un pintor japonés, absolutamente desconocido para mí, pero del que no olvidaré jamás, Tetsuya Ishida, había creado para denunciar el lugar del ser humano en un mundo de máquinas y tecnología, un mundo en el que el hombre se ha deshumanizado para convertirse en una especie híbrida de individuo máquina, un concepto ya expresado por Fritz Lang en su filme Metrópolis o por Charlie Chaplin en Tiempos Modernos, sin olvidar a George Orwell en su 1984. Pero el mensaje de Ishida es más directo, más cruel y…. más real y nos refleja el mundo, o “supermundo” en el que vivimos. Y comprendía que Autorretrato de otro era, en realidad, el retrato de todos. El cruel mensaje de un pintor muerto prematuramente, con apenas 32 años de edad, atormentado hasta el límite. Indispensable su visita. Pasen y vean.

https://marcopolito56.wordpress.com/historia/autorretrato-de-otro/