TIERMES, LA CIUDAD DEL MISTERIO

Tiermes, la ciudad del misterio, la ciudad tallada en la roca viva. Roca silenciosa que, sin embargo, nos deja muchas incógnitas sobre los pobladores de esta ciudad a lo largo del tiempo. De Tiermes se desconoce casi todo. Fue el  matemático Ptolomeo quien la menciona por primera vez como una ciudad ocupada por los arevacos, una tribu prerromana celtibérica que habitó estas tierras en esta epoca (100 a.C.) y que fundó aquí su opidum.  Dicha tribu festejaba a su dios en las noches de plenilunio, lo que ha alimentado alguna leyenda que llega hasta nuestros días.

Tiermes fue conquistada por los romanos en el año 98 a.C.  y convertida en municipium durante el reinado de Tiberio, impulsando la ciudad y construyendo el foro y el acueducto. Tras la dominación romana, fueron los visigodos quienes ocuparon la ciudad en el siglo VI, hasta que los árabes la conquistaron a  principios del siglo VIII. Posteriormente, la ciudad inició un lento declive hasta el siglo XII, en la que sus habitantes se dispersaron por los pueblos de alrededor y la ciudad fue abandonada.

El complejo arqueológico, que se conserva gracias al clima templado de la zona, corresponde a la época romana, momento en el que alcanza su máximo esplendor. Sobre la roja roca arenisca que compone el conjunto, destacan las espectaculares construcciones de varios pisos, las casas, las estancias subterráneas y bodegas, para conservar los alimentos, así como las canalizaciones hidráulicas. La existencia del Foro demuestra que Tiermes era una cidad importante, de la que partían vías de comunicación. El esplendor romano alcanza desde el siglo I y continúa durantes los siglos II y III, hasta la llegado de los visigodos. Es esta época de la que procede la ermita de Santa María de Tiermes, que encontramos al inicio de la visita del poblado. Las tumbas visigodas halladas y restos de otras edificaciones demuestran la presencia de este pueblo en Tiermes.

Pero si el misterio comienza desde el momento mismo de la fundación de Tiermes, las infraestructuras que posee la ciudad alimenta aún más su leyenda, y su grandeza. El sistema hidráulico, compuesto por los acueductos, y su sistema de canalizaciones y tuberías para el abastecimiento de la ciudad constituyen una técnica desconocida en aquel tiempo, incluyendo su sistema de evacuación de aguas residuales. Toda la ciudad contiene además pasadizos subterráneos, cuya función se desconoce.

Hoy, Tiermes es tierra de investigadores y arqueólogos que intentan descifran los misterios de una ciudad en la que los hallazgos encontrados demuestran que fue habitada durante la Edad del Bronce (Camatiermes) y posteriormente, en la Edad del Hierro y cuyas huellas llegan hasta el siglo XVI, una historia de 30 siglos.

El conjunto arqueológico contempla los siguientes elementos:

Ermita de Santa María de Tiermes

 

Este templo románico, levantado en el siglo XII, celebra dos romerías al año: el tercer domingo del mes de mayo y el 12 de octubre, día de la Hispanidad, ambas siguiendo una tradición que hacen lugareños para bendecir sus cosechas.

 

La ermita tiene una planta es de una sola nave. con ábside semicircular en la cabecera y una galería porticada en el lado meridional. La galería porticada consta de cinco vanos en su lado mayor, siendo el central de acceso al templo. Los doce capiteles de la galería representan temas mitológicos.

Siguiendo el camino de tierra nos adentramos en la ciudad.

Puerta del Sol

 

Esta puerta constituye una de las entradas a la ciudad. Su nombre se debe a su orientación este, siendo el lugar por donde sale el sol. Podemos comprobar las huellas de las ruedas de los carros que la atravesaban en la antigüedad. También podemos observar las huellas de los goznes e las puertas que la cerraba. La anchura es de 2 metros y medio.

Graderío rupestre

Tras atravesar la Puerta del Sol entramos en unos de los lugares más sorprendentes del complejo, conocido como el Graderío rupestre.

Este lugar, construido en la época prerromana, es una especie de auditorio que pudo ser un teatro, un lugar de reunión pública o un templo celtibérico, aunque su función sigue siendo una incógnita para los arqueólogos. Consta de unas gradas labradas en la roca en las que se incluyen escaleras, igualmente labradas, aprovechando todo el conjunto la configuración del terreno.

Termas

 Frente al graderío observamos los restos de un conjunto de edificios que pudieron ser termas, al poderse identificar los elementos característicos de estas, como son el caldarium y el frigidarium.

Se observa unos restos de una pared labrada de arenisca situad sobre las anteriores, que constituye un elemento característico del conjunto que, aunque no se conoce muy bien su función, si forma parte del conjunto termal.

Conjunto rupestre del sur

Justo bajo los restos de las termas, existe un conjunto de edificaciones construidas sobre la roca orientadas para defenderse del viento y aprovechar en invierno mayor cantidad de luz y calor.

Se trata de construcciones de una y dos plantas, alguna con sótano. Se pueden observar en la roca las llamadas líneas de mechinales, los cuales son agujeros para sujetar las vigas que constituían la separación entre cada piso.

También se observan en las casas pequeños orificios cuya misión era la de sostener una segunda pared de enlucido que recubría la roca con pintura, placas de mármol u otro revestimiento. Podemos ascender a través de una escalera al piso superior del conjunto.

Casa de las hornacinas

Junto al anterior conjunto, existen los restos de otras edificaciones entre las que destaca esta casa, llamada de las hornacinas por contener en sus paredes laterales cuatro alacenas. Aún puede apreciarse la escalera de acceso frente a ella, así como la cocina y un pequeño canal para retirar las cenizas, aunque no se aprecian restos de chimenea exterior.

También podemos observar un amplio hueco que en su momento pudo se la comunicación a otra estancia y que hoy se encuentra tapiada.

Casa rupestre de Pedro

Sobre el farallón meridional nos encontramos esta construcción,  llamada “Casa de Pedro”, en la cual nos encontramos  una escalera central que divide en dos la misma.

A ambos lados se abren las distintas estancias de la casa. En el lado derecho se accede a una habitación excavada en la roca, con un gran ventanal.

En el lado izquierdo, las habitaciones tenían techumbre cubiertas con vigas y tejas y aún conservan los goznes de la puerta de acceso. Una habitación excavada en la roca presenta una puerta de acceso con arco desde otra habitación vecina.

Casa de Vecinos

Sin duda, constituye uno de las edificaciones más espectaculares del conjunto. Sólo se conserva la pared interna del edificio, un profundo cortado en la roca de cerca de 30 m. de altura. En él, se aprecian las huellas de las líneas de mechinales utilizadas para los forjados de los pisos.

Podemos contar en el muro de piedra hasta un total de siete alturas, lo que nos lleva a pensar que se trataba de una casa de vecinos, formadas por viviendas o departamentos construidos en torno a un patio central. Las casas pudieron estar construidas en adobe, madera o ladrillo.

Canal del Acueducto

Este canal es una auténtica obra de ingeniería, cuya función era el abastecer de agua potable a la ciudad de Tiermes.

Este agua provenía del río Pedro y llegaba a la ciudad a través de este acueducto excavado sobre la roca arenisca, unas veces a nivel del suelo y otras, como se aprecia en las fotos, sobre tramos aéreos para salvar el desnivel del terreno. La profundidad del canal es aproximadamente 1,70 metros. Existen dos ramales de este acueducto: el ramal Norte, que rodea la ciudad por su lado norte, junto a la Puerta del Oeste, y el ramal Sur, que foma la galería subterránea.

Podemos recorrer a pie todo el conjunto.

Si bien para recorrer el ramal Sur subterráneo necesitamos una linterna al estar completamente oscuro.

Esta galería desemboca en un pozo de decantación al aire libre que sedimenta el lodo que el agua transportaba y un canal de mayor anchura tapado por losas, que impedían que el agua se contaminase. Desde aquí el agua llegaba, desde la parte más alta de la ciudad a todas sus dependencias.

Canal Sur del Acueducto

Se trata del primer tramo del ramal sur del acueducto, que más tarde se convierte en el tramo subterráneo anteriormente visto. Este tramo, situado en una cota inferior, recibía el agua desde el canal elevado que entra por la Puerta del Oeste- Desde este mismo tramo de acueducto aéreo arranca el ramal norte, excavado también en la roca arenisca y que se puede observar según se asciende por la Puerta del Oeste. En este tramo se han encontrado varios enterramiento, entre ellos el de un antiguo carpintero, según los objetos encontrados junto a él, un cepillo de carpintero y un sacabocados.

Puerta del Oeste

 

Es la otra puerta de acceso a la ciudad de Tiermes, junto con la Puerta del Sol. Al igual que esta, esta excavada sobre la roca arenisca, aunque de mayor longitud y con una rampa con mayor pendiente.

Según se observa desde la misma entrada, no parece que sirviera para el tránsito rodado, sino únicamente para transeúntes, por la altura elevada del escalón inferior. Desde esta puerta se accede a la parte más alta de la ciudad. También podemos observar las huellas donde se asentaban los batientes de madera, en este caso de doble puerta.

Templo

Una vez ascendemos la rampa de la Puerta del Oeste, llegamos a la parte más alta de la ciudad, desde donde podemos observar el conjunto y todo el paisaje que rodea Tiermes. También podemos ver las huellas de los cimientos de una pequeña construcción y unos escalones. Aunque no se conoce exactamente su función, su situación y ubicación  permite creer que esta construcción pudo ser un templo construido por los romanos.

Casa del acueducto

 

Al final del camino de ascenso, junto al canal sur del acueducto, llegamos a los restos de una gran casa, cuya superficie ocupa una manzana completa, con un total de 1800 m2. Dicha casa está delimitada por cuatro calles excavadas en la roca y se encuentra orientada a mediodía. Esta casa está perfectamente adaptada a las características y topografía del terreno, excavada sobre la roca arenisca, lo que obligó a la construcción de tramos de escalera para salvar los desniveles de la roca. También se observan los pasillos de distribución de la casa y las dependencias existentes, las cuales quedan situadas a diferentes niveles y las que se aprecian tres áreas:

1)     La Central: destinada a la zona noble de la domus y constituida por el impluvium, su peristilo (pórtico) y las habitaciones circundantes que conservan pinturas murales in situ.

2)     La Oriental: destinada a uso del servicio. Las estancias se constituyeron en diferentes niveles, unidas por escaleras excavadas.

3)     La Suroccidental: reservada al uso privado del dueño de la Casa, separada del resto de las habitaciones de la domus y en niveles inferiores a la zona central. Comprende otro impluvium y diversas habitaciones entre las que destaca una de 100 m2.

Algunas de las habitaciones de esta  Casa tuvieron pinturas murales de las que se recuperaron algunos restos durante la excavación y que han ayudado a conocer que la casa se entre los siglos  I y II d.C. Los temas que decoraron las paredes fueron aves, vegetales, flores y elementos geométricos.

Castellum Aquae

El Castellum Aquae es un depósito terminal para el abastecimiento de aguas de la ciudad. Se trata de una  estructura rectangular de 46 x 32 m. y una altura máxima conservada de 4,5 m. Hay dos galerías superpuestas: la inferior, tiene una anchura y una altura de 3 m. y un canal (emissarium) excavado en la roca que evacuaba las aguas por debajo del muro meridional. La superior posee dimensiones menores.

Foro Imperial

Al final del conjunto rupestre, llegamos al Foro Imperial. Este se encuentra entre la ermita románica de Santa María, el Castellum Aquae y la antigua muralla tardoantigua. En esta zona se han descubierto piezas importantes como la escultura de Apolo y la cabeza de un emperador, tal vez Tiberio, entre otras esculturas encontradas.

De los restos excavados parece apreciarse un edificio de amplias dimensiones que preside el Foro y que pudo estar dedicado al culto imperial, en línea con los erigidos en época Julio-Claudia en otras ciudades hispanas. El acceso al Foro estaría en el lado norte, donde se abriría la gran explanada del Foro, hoy todavía por excavar.

 

Aún hoy en día, la ciudad fantasma de Tiermes sigue envuelta en el misterio. En las noches de luna llena, recordando los ritos que llevaban a cabo hace dos mil años los arevacos, se celebran las Noches del Plenilunio.  Allí, entre antorchas y hogueras, los druidas celebran el rito al dios celtibero Lug, en una fiesta reivindicativa del origen celtíbero de Tiermes.

Anuncios

2 thoughts on “TIERMES, LA CIUDAD DEL MISTERIO

  1. Luis mayo 21, 2014 / 7:38 pm

    Excelente relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s