TRUJILLO, CAPITAL DE ESPAÑA

Plaza Mayor
Plaza Mayor

Las primeras noticias que se tienen de la villa cacereña de Trujillo es un castro celtíbero, que tras la llegada de los romanos a Hispania, se convirtió en Turgalium. La presencia romana en este lugar transcurrió entre los años 206 a.C. y 414 d.C., que se convirtió en un asentamiento visigodo. Como colonia visigoda se mantuvo hasta que tres años después de la invasión árabe, fue ocupada hasta que el 25 de enero de 1232 fue reconquistada por las tropas de  Fernando III de Castilla, cuyo Rey Santo le concedió Escudo de Armas. Será el 27 de julio de 1256, en Segovia, cuando Alfonso X el Sabio le otorga Fuero, siendo Sancho IV, el que le concede el título de Villa Realenga, en Medina del Campo, el 25 de abril 1302. En su castillo se guardará el Tesoro Real, custodiado por el Tesorero Real, Samuel Leví. Pero será durante el reinado de los Reyes Católicos cuando la villa luce su mayor esplendor e importancia histórica, hasta el punto de ser considerada la capital de España.

 trujillo

Isabel I de Castilla llegó a esta villa el 26 de abril de 1477. Había partido desde Toledo el día 22, llegando al castillo de Maqueda al atardecer del día 23, donde durmió, partiendo al día siguiente camino de Puente del Arzobispo donde pernoctaría esa noche en Villar del Pedroso. El día 25 llegaba al Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, final del camino en aquella época para los peregrinos que se acercaban hasta aquí para venerar a la Virgen. La reina Isabel llegaba a Guadalupe con el objetivo de honrar la memoria de su hermano Enrique IV, cuyo cadáver había sido traído hasta el monasterio de orden de Pedro González de Mendoza, arzobispo de Toledo tras su muerte en Madrid en diciembre de 1474.

En el amanecer del día 14 de mayo del año 1477 el pequeño cortejo que acompaña a la Reina se pone en marcha. Escoltada por el cardenal Mendoza, junto a la reina Isabel viaja María Pacheco, hermana de don Diego Pacheco Portocarrero, el dueño del alcázar de Trujillo donde se encuentra su sobrina Juana La Beltraneja. Esa misma tarde el cortejo real llega a la villa. Allí la espera su fiel servidor, Chaves el Viejo. Este, junto con Gutiérrez de Cárdenas, escolta a la Reina desde la Plaza del arrabal hasta el palacio de los Chaves, acompañados por los nobles, regidores y gente del pueblo.

Alcázar
Alcázar

En lo alto de la villa se levanta el castillo de Trujillo, un lugar difícil de conquistar desde el tiempo en el que los musulmanes lo construyeron en la segunda mitad del siglo IX, en la zona más elevada del cerro rocoso denominado “Cabeza de Zorro”. Desde sus murallas los adversarios de Isabel contemplan todos los movimientos de la llanura trujillana. Están en un lugar seguro, rodeado por una muralla de 900 metros de perímetro y el hecho de estar situado en lo más elevado de un terreno escarpado, lo hace inaccesible al ataque. Allí aguarda, sitiada, la Beltraneja. Sabe que sus horas están contadas y solo confía en poder abandonar la fortaleza e ir a la cercana Plasencia, ciudad que la apoya y esperar allí al rey portugués Alfonso.

altamirano
Casa fortaleza de los Altamirano

Trujillo se encuentra dividida entre los dos bandos contendientes: los partidarios de Isabel, encabezados por Luís Chaves; y los partidarios de la Beltraneja, el Marqués de Villena. Trujillo es el campo de operaciones de la guerra entre ambas pretendientes al trono de Castilla. Fallecido el rey Enrique IV, a Juana se la había enviado para residir en el castillo de Trujillo, el lugar más seguro para ella, donde se había acordado sus desposorios con el Rey de Portugal, don Alfonso V. Isabel había llegado a estas tierras para evitar el matrimonio anunciado.

Palacio fortaleza de los Bejarano
Palacio fortaleza de los Bejarano

El capitán Pedro de Baeza no lo rendirá hasta que su dueño Diego Pacheco, defensor de los derechos dinásticos de La Beltraneja, se lo ordene. Lo hará el 24 de junio del año 1477. Una vez entregado el castillo a la reina Católica, Juana pudo huir hacia Plasencia, donde se casaría finalmente con su tío Alfonso de Portugal el 25 de mayo, que se proclama rey de Castilla con el apoyo de los nobles que los apoyan: el duque de Arévalo Álvaro de Zúñiga, su hermano el conde de Miranda Diego López de Zúñiga, el conde de Ureña Juan Téllez Girón, Pedro de Portocarrero, hermano del marqués de Villena y otros. Un matrimonio que al no contar con dispensa pontificia y no ser consumado, será anulado.

Palacio de los Chaves
Palacio de los Chaves

En efecto, en agosto de 1478, Isabel enviará a sus tropas a enfrentarse al ejército del rey Alfonso, mientras ella permanece en Trujillo, donde tenía su cuartel general. Allí recibirá la noticia de su triunfo contra las de la Beltraneja y las portuguesas, en la batalla de La Albuera, el 24 de febrero de 1.479. Su consecuencia fue la firma del documento que la historia conoce como la Paz de Trujillo, el 30 de septiembre siguiente, que se ponía término a la guerra de sucesión y acordaba la paz con Portugal y la renuncia por parte de Juana la Beltraneja a cualquier derecho a la corona de Castilla. La firma se llevó a cabo en el palacio fortaleza de Luis Chaves, quien había perdido tres de sus hijos en estas luchas en favor de Isabel, siendo recompensado con grandes privilegios. Pocos días después, Isabel se dirigía a Cáceres para pacificar la ciudad y sentar sus reales. No tardaría en regresar a Trujillo.

Casa fortaleza de los Escobar
Casa fortaleza de los Escobar

A Trujillo regresarán ella y su esposo, Fernando, el 20 de noviembre de 1479, hospedándose, como la vez anterior, en el alcázar de Luis Chaves. En enero de 1.479, los Reyes Católicos habían trasladado la Corte de Castilla a Trujillo, estableciéndose aquí la capital del reino. Ese mismo mes llega la noticia del fallecimiento del padre de Fernando, el rey don Juan de Aragón, organizándose misas solemnes en su honor en la iglesia de Santa María la Mayor. Después, los reyes Isabel y Fernando convocan un Consejo formado por la Corte, el clero la nobleza, y dan a conocer la sucesión de Fernando como rey de Aragón y Sicilia. Los títulos de este y de la reina Isabel como reina de Castilla, León, Toledo, Valencia, Mallorca, Sevilla, Cerdeña, Córdoba, Córcega, Murcia, Jaén, Los Algarbes, Algeciras y Gibraltar aconsejan la unión de todos estos territorios bajo una misma Corona, lo que así se acuerda por todos los presentes. A fin de evitar suspicacias entre los partidarios de Isabel y los de Fernando, se acordó que el lema que los representara dijera: “Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando”, conocido desde entonces en toda la cristiandad. Así, en el Palacio de los Chaves, en Trujillo, se sentaron las bases de la unidad de España y el nacimiento de la Hispanidad, firmándose el Primer Documento de Chancillería donde aparecen unidas ambas Coronas, Castilla y Aragón, como Reyes de España. Durante aquellos días, la villa de Trujillo se convirtió en la capital de un nuevo Estado: España. En la primera capital.

Palacio Fortaleza de los Chaves
Palacio Fortaleza de los Chaves

El Palacio-Fortaleza de Chaves el Viejo, o de los Chaves, donde tuvieron lugar estos hechos es la casa-fuerte más grande de Trujillo. Construida sobre la misma muralla, defendía el acceso a la villa por la Puerta de Santiago. Fue edificada en el siglo XIV, siendo en el XVI cuando se convierte en un palacio renacentista. Su carácter militar se demuestra por sus tres torres defensivas, de planta cuadrada. Existen dos fachadas en el edificio. Una, gótica en el que se aprecia el escudo de los Chaves; y la otra, pasado el arco de Santiago, donde se encuentra la entrada principal, donde se abren cuatro ventanas renacentistas protegidas con rejas de hierro de distinta forja cada una, rematadas por cartelas metálicas en las que lucen los escudos de los Chaves. Frente a este palacio podemos contemplar la iglesia de Santiago, ubicada en el interior del recinto amurallado, junto a la puerta del mismo nombre.

Iglesia y Puerta de Santiago
Iglesia y Puerta de Santiago

Trujillo inicia así un periodo de esplendor de acuerdo a su importancia histórica. Una importancia que tuvo su reflejo años más tarde en un hecho transcendental como fue el descubrimiento de América.

En la conquista de Al-Andalus, y especialmente en la de Granada, fueron muchos los trujillanos que participaron en ella. Al terminar la guerra, muchos de ellos participaron en un nuevo proyecto: la conquista de un Nuevo Mundo, patrocinada por los Reyes Católicos a través de un navegante genovés: Cristóbal Colón.

El más representativo de los trujillanos que participaron en esta empresa es Francisco Pizarro, quien se unió con la princesa Inés Yupanqui Haylas, hija, nieta y hermana de emperadores incas, con la que tuvo dos hijos y formó una fecunda familia. Tres mujeres nacidas en Trujillo hicieron también historia más allá del océano: Inés Muñoz, María Escobar e Inés Rodriguez, cuyos restos mortales reposan en la Catedral de Lima, dedicada a Santa María de la Asunción, construida, como las catedrales como las de Méjico, Puebla y Cuzco por el arquitecto trujillano Francisco Becerra, y de la que fuera su primer Arzobispo, el también trujillano Fray Jerónimo de Loysa.

Palacio de la Conquista
Palacio de la Conquista

Una de las hijas de Pizarro, Francisca Pizarro Yupanqui, nacida en Jauja, vino a Trujillo, donde contrajo matrimonio con su tío Hernando Pizarro, y formando una nueva familia. En Trujillo permanecerá el resto de su vida y a su muerte, sus cenizas reposarán, junto con las de su esposo y tío Hernando, en la iglesia de San Francisco, de Trujillo. Vivirán en el Palacio del Marqués de la Conquista, un palacio construido en el año 1560 sobre las antiguas Carnicerías Municipales y las casas de Gonzalo Pizarro, padre de los conquistadores. Situado en la Plaza Mayor, es uno de los palacios con mayor riqueza ornamental, típico renacimiento extremeño. De su fachada sobresale su gran balcón en rincón y esquina, a modo de poste, dominando las dos fachadas del edificio. El escudo superior narra uno de los episodios más relevantes de la historia de la humanidad: los barcos de Túmbez, las murallas de El Cuzco, Atahualpa y los caciques incas, rememorando el papel de los Pizarro en la conquista del Imperio del Tawantinsuyo.

Gonzalo Pizarro, hermano de Francisco, también se casará con una indígena, la princesa Inquill, o Flor Olorosa, de la familia del Inca Manco Capac, con la que tuvo dos hijos, uno llamado Francisco y una hija llamada Inés, nacidos en Cuzco y que fueron legitimados por el rey Carlos I. También vinieron a Trujillo, donde conocieron la ciudad natal de su padre y a sus familiares.

Casa de los Pizarro
Casa de los Pizarro

Antes de la construcción de este Palacio, los Pizarro poseían una casa solariega, donde nació el padre de los Pizarro conquistadores, Gonzalo. Es una casa medieval del siglo XV, siendo la puerta es de arco apuntado, sobre ella está el escudo de los Pizarro enmarcado en alfiz, dos osos y un pino. Los Pizarro eran una familia noble asturiana que llegaron a Trujillo en el momento de la conquista de la villa, tras cinco siglos bajo el dominio musulmán. Gracias a ello tuvieron el privilegio de establecer su casa dentro del recinto amurallado y esta es la primera casa que ocupa la familia Pizarro en Trujillo. En ella vivieron desde el tatarabuelo, Diego Hernández Pizarro, casado con Sevilla López de Carvajal; hasta el abuelo, Hernando Alonso Pizarro, casado con Isabel Rodríguez de Aguilar.

Palacio de los Orellana
Palacio de los Orellana

Otro natural de Trujillo participarán en otro acontecimiento: el descubrimiento y exploración del río Amazonas: Francisco de Orellana, que lo hará con el mencionado Gonzalo Pizarro, en el que participaron otros trujillanos, como Fray Gaspar de Carvajal, el cual ejerció como cronista y evangelizador; Rodrigo de Arévalo, Lorenzo Muñoz y Diego Matamoros. La casa de Francisco Orellana se encuentra próxima a la iglesia de Santa María la Mayor. Allí nació en 1511 el descubridor del río Amazonas, como capitán de la primera expedición que navegó por completo por el río, un hecho que constituye una de las mayores gestas en la historia de los descubrimientos de la humanidad. Felipe II, cuando aún era Príncipe, le nombró en la Real Chancillería de Valladolid, el 13 de febrero de 1544, Gobernador y Capitán General de Nueva Andalucía. La casa familiar es un edificio del siglo XV, del que sobresale su torre almenada y arco apuntado en la portada bajo los diez roeles del escudo de los Orellana.

Subida a la iglesia
Subida a la iglesia

Subiendo una escalinata se encuentra la iglesia de Santa María la Mayor, levantada sobre un antiguo templo románico en el siglo XIII, del que se conserva únicamente la llamada Torre Julia y la cabecera. En su interior se encuentran las capillas de los Vargas, Altamirano, Pizarro, Loaysa y otras familias nobles trujillanas. Es de destacar las pinturas del retablo Mayor, realizadas hacia 1490.

Iglesia de San Martín
Iglesia de San Martín
Retablo de Sta. María
Retablo de Sta. María

En el siglo XVI, Juan Pizarro de Orellana, un primo de Francisco Pizarro que se fue con él a las Indias, fue el primer Corregidor de Cuzco. A su regreso del Perú compró la Casa-Fuerte a Diego de Vargas y realizó la transformación de un edificio de carácter militar, conocido hoy como el Palacio de los Orellana Pizarro. Cuando Isabel la Católica ordenó desmochar todas las torres de las casas fuertes, Juan Pizarro Orellana convierte lo que antes era una casa-fortaleza en un palacio renacentista señorial, como ha ocurrido con tantos otros edificios medievales de Trujillo. Sobresalen sus dos torres rectangulares con sus almenas desmochadas, destacando en la de la derecha un bello balcón renacentista, abierto a una galería cuyo dintel está sostenido por columnas con capiteles. En ella el escudo de los Orellana (diez monedas o róeles) y el de los Pizarro (dos osos y un pino) sostenidos por dos angelotes. Fue Casa de Contratación, y todo el que quería irse a la Conquista del Perú venía aquí a enrolarse, facilitándoles esta familia el viaje hacia las Indias. También estuvo Cervantes en esta casa, de camino a Guadalupe cumpliendo una promesa hecha a la Virgen de llevar las cadenas de cuando estuvo preso en Argel por los turcos y los Mercedarios le rescataron. Dejará testimonio de su paso por Trujillo en su última novela “Los trabajos de Persiles y Segismunda”, y da las gracias a la familia Pizarro por la buena acogida que le dispensan en esta casa. En el capítulo IV, libro tercero, dice: “La hermana del campesino pastor que volvía de Trujillo donde dijo que dejaba el niño en poder de don Francisco Pizarro y de don Juan de Orellana”. También en el Capítulo VI del libro Tercero, se dice: “Desde allí se fueron a Trujillo, adonde asimismo fueron agasajados de los dos nobles caballeros don Francisco Pizarra y de Juan de Orellana”.

Casa de Trujillo-Orellana
Casa de Trujillo-Orellana

Saliendo del Palacio Juan Pizarro-Orellana, hacia la izquierda, por un medio arco, se entra en el “Cañón de la Cárcel”, llamado así porque es una especie de túnel estrecho cubierto en su último tramo con bóveda de medio cañón de granito, con una hornacina donde había una imagen de la Virgen y todas las noches ardían lámparas de aceite por ser la entrada al Concejo. El túnel conectaba a la cárcel, hoy edificio de los juzgados, junto a la Plaza Mayor y adosado al Palacio de la Conquista.

Cañón de la Cárcel
Cañón de la Cárcel

Así, llegamos a la Plaza Mayor. Junto a los palacios y casa nobles se levanta la hermosa iglesia de San Martín, levantada la primera mitad del siglo XVI sobre la iglesia antigua que resultó afectada durante la guerra entre la reina Isabel y Juana la Beltraneja. De la primitiva iglesia solo se conserva una parte de la torre campanario. Del tiempo de los Reyes Católicos procede la llamada puerta de las Limas, de estilo gótico con influencias germanas. Junto a esta puerta se reunía en sesiones abiertas el Concejo de Trujillo, y en ella fueron recibidos el Emperador Carlos V, en el año 1526 y su hijo Felipe II en 1583.

Plaza Mayor
Plaza Mayor

 

Interminable la lista de nacidos en la española Trujillo que viajaron a las Indias: Hernando, Juan y Gonzalo Pizarro y Francisco Martín de Alcántara, Fray Jerónimo de Loaysa, dominico. Fueron sus padres don Álvaro de Carvajal y doña Ana González de Paredes, pertenecientes a una familia acomodada. Su familia estuvo vinculada al entorno eclesiástico, a la orden dominica. Fue sobrino de fray García de Loaysa, poderoso personaje de la política castellana que llegaría a ser arzobispo de Sevilla, Presidente del Consejo de Indias, General de los Dominicos y confesor de Carlos V. Se opuso a la utilización de los indígenas como bestias de carga y pidió a la Real Audiencia que se respetaran la libertad, vida y bienes de los indios.

El franciscano Diego de Torres Altamirano, el Obispo de Cartagena de Indias, Fray Juan de Trujillo, a quien Felipe II le presentó para el obispado de Guadalajara, en Méjico. Diego García de Paredes, hijo del Sansón y Hércules de España, a quien Felipe II nombró Gobernador y Capitán General de la provincia de Popayán y fundador del Trujillo de Venezuela. Francisco de las Casas, destacado capitán con Hernán Cortés, al que encargó quemar las naves tras el desembarco.

 

Los Chaves tuvieron una gran importancia en las campañas colombinas. Juan Chaves fue fundador del pueblo de Gracias a Dios, en Honduras, en 1536; Nuflo de Chaves fue fundador de Nueva Asunción en 1559 y de Santa Cruz de la Sierra, en 1561, en Bolivia; Francisco de Chaves, fundador de la ciudad de Guatemala. O los Altamirano: Diego González Altamirano, Francisco Altamirano Torres, Corregidor en la Paz, Bolivia; fray Diego de Altamirano, primo de Cortés, con el que partió al país de Anahuac; Blas Altamirano Torres. Otros trujillanos, como Hernando de Alarcón fue descubridor y explorador de la desembocadura del río Colorado; o Alonso de Hinojosa, general de la escuadra de Gonzalo Pizarro, compuesta de 22 buques y Alonso de Toro, Gobernador de Cuzco. La lista es interminable, lo que demuestra la importancia de la villa de Trujillo en el descubrimiento de otras tierras más allá del océano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: