El festín de los dioses

Este cuadro fue pintado en 1514 por el pintor italiano renacentista Giovanni Bellini, aunque como veremos más tarde, a la muerte de este en 1516, Tiziano modificó el paisaje para que hiciera juego con el cuadro La Bacanal, ambos cuadros encargados por el duque de Ferrara para su camerino. El cuadro fue encargado con motivo de la boda entre el duque de Ferrara y Lucrecia Borgia y representa a casi todos los dioses del Olimpo y está basado en la obra Fastos, de Ovidio, escrita en el siglo VIII a.C. Ovidio trata de ilustrar el calendario romano y explicaba el origen de los nombres de los meses y las fases de la luna.

El festín de los dioses. Bellini

En el cuadro se ven a Baco (Dioniso) representado como un niño vestido con una túnica azul llenando una jarra de vino para los invitados. También se ve a Hermes (Mercurio) con sus sandalias aladas y su caduceo. A Zeus (Júpiter), en el centro del cuadro vestido de rojo y blanco que está bebiendo de una copa. A la izquierda de Zeus, vestido de verde y rojo se encuentra Poseidón (Neptuno), con su tridente en el suelo, intentando un gesto bastante terrenal como es meter su mano bajo el vestido de Perséfone (Proserpina), que sujeta un membrillo, símbolo del matrimonio.

Detalle. Bellini

También está Deméter (Ceres) con su corona de espigas dirigiéndose a Apolo (Febo),  que sujeta una lira de brazo. Al fondo, tras el grupo, el dios Pan proporciona la música necesaria a la fiesta, mientras ninfas y faunos se preocupan de llenar las copas de los invitados. También vemos la figura de un burro, a quien sujeta Sileno, vestido con túnica naranja. La escena, en conjunto, se centra el  relato de Ovidio en el momento justo en el que el burro rebuznará para llamar la atención el intento de Píapo de abusar de la ninfa Lotis que se encuentra, semidesnuda, durmiendo ajena a la escena. El rebuzno despertará a la ninfa y podrá escapar de su acosador y llamará la atención de todos los presentes.

Detalle