El juicio de Paris

En la mitología griega, el Juicio de Paris fue el desencadenante de la legendaria Guerra de Troya, cuya historia se recogió en la obra de Homero, La Iliada.

El juicio de Paris. Sandro Botticelli

La leyenda comienza en la boda entre Peleo, padre de Aquiles, y Tetis, a la que acudieron invitados tanto dioses como mortales. Sin embargo, entre los dioses invitados no se encontraba Eride, diosa de la Discordia, por lo que esta urde un castigo para sembrar la discordia entre los invitados. Eride se presenta en la celebración y deposita sobre la mesa de los invitados una manzana de oro que sería para aquella que los invitados decidieran que era la diosa más bella de las presentes.

El juicio de Paris. Albani

Las tres diosas presentes en el banquete son Atenea, las cuales se disputan la posesión de la manzana, mientras todos los invitados discuten sobre cuál es la más bella de las tres. Zeus, ante la confusión y disputa producida, no se atreve a elegir entre las tres diosas y evita que la venganza de las que no sean elegidas y decide que la elección sobre la más bella recaiga sobre un mortal, eligiendo al hijo de Príamo,  rey de Troya, llamado Paris, quien vivía apartado del mundo a causa de la profecía que había anunciado que él sería el causante de la guerra entre Toya y Esparta. Envía a su hijo, Hermes, el dios mensajero, para que busque al joven y lleva a las tres diosas ante él. Hermes localiza a Paris mientras está cuidando su rebaño y, tras explicarle la decisión de Zeus, le entrega la manzana dorada que ha de conceder a la diosa más bella. Después lleva a las tres diosas para que se presenten ante el joven.

El juicio de Paris. Rubens. Museo del Prado.

Las tres diosas intentan convencer a Paris ofreciéndole importantes recompensas. Hera le ofreció todo el poder que pudiera desear y hasta el título de Emperador de Asia; Atenea le ofreció la sabiduría y la victoria de cualquier guerra futura; mientras Afrodita le prometió el amor de la mujer más bella del mundo. Paris decide que Afrodita es la diosa más hermosa y la entrega a ella la manzana de oro, una decisión que desencadenará en graves consecuencias para Troya, ya que la mujer más bella del mundo era, en aquel momento, Helena, esposa de Menelao, rey de Esparta. Así, durante una visita de Paris a Esparta, conoce a la bella Helena y, como fruto de la promesa de Afrodita, se queda perdidamente enamorado de ella. Como consecuencia de ello, Paris  se lleva a Helena de regreso a Troya, lo que provoca que Menelao se encolerice y envíe a su hermano Agamenón a Troya para rescatar a su esposa, iniciándose así la Guerra de Troya.

El juicio de Paris. Marcantonio Raimondi

Como es de suponer, este episodio ha sido tratado por varios pintores con su visión particular y mostrando a los personajes según su imaginación. Así, el cuadro de Rubens fue enviado al Palacio del Buen Retiro de Madrid en 1639.  El cuadro recoge el momento en el que Paris coge la manzana que le da Hermes para que se la entregue a la diosa más bella. Aparecen, de izquierda a derecha, las tres diosas con sus respectivos atributos: Atenea con sus armas, Venus acompañada de Cupido y Juno con su pavo real. Sobre ellas vemos a un amorcillo que corona a Venus, anticipando la elección del joven. Al fondo contemplamos un paisaje en el que se encuentra el rebaño de Paris. Los cuerpos de las tres diosas, todos desnudos, son los típicos de Rubens y, en general, del Barroco.  La desnudez de las tres mujeres provocó las críticas de la iglesia y el cuadro estuvo a punto de ser quemado durante el reinado de Carlos III. El cuadro de Sandro Botticelli fue terminado en 1485 y muestra el momento en el que Paris ha elegido a la diosa más hermosa y le ofrece la manzana de oro, en este caso Afrodita, vestida con un vestido blanco. Hera aparece vestida de verde y Atenea de azul y rojo. La pequeña colina representa el monte Gárgaro, al que acudía con su rebaño Paris y donde las diosas se presentaron ante él.  cuando las diosas se presentaron ante él. El toro representa a Agelao con el que el príncipe troyano ganó tantas batallas. La ciudad del fondo a la izquierda podría ser Troya  y se distinguen  varios edificios idénticos a los de Roma: el Arco de Constantino, el Coliseo, la Torre delle Milizie, el Panteón y la Columna Trajana. La ciudad de la derecha, sin embargo, podría ser Esparta. El grabado de Marcantonio Raimondi está basado en un cuadro de Rafael y muestra, en la parte superior y entre las nubes a Zeus montado en su trono, con los rayos y su águila, observando la escena con otras divinidades. En este caso, todos los cuerpos están desnudos. La obra de Francesco Albani pertenece al estilo barroco. En él se ve a Paris a la izquierda del cuadro, quien aún no ha tomado la decisión y tiene la manzana en su mano. A Atenea se la identifica por el casco que porta en sus manos, a Hera por el pavo real en sus pies y por último a Afrodita por las palomas también a sus pies.