El caballero de las espuelas de oro

Esta leyenda se sitúa entre la ficción y la realidad. Tuvo lugar en la Plaza Mayor de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), en pleno campo de Montiel y está relacionada con el genial escritor Francisco de Quevedo, que vivió los últimos días de su vida en esta localidad.

Según se dice, Quevedo encargó unas espuelas de oro para celebrar su nombramiento como Caballero de la Orden de Santiago. Construidas en Italia, sólo las usó con motivo de su nombramiento como Caballero de la Orden con el fin de disimular su cojera. El escritor fallece el 8 de septiembre de 1645 en el convento de los padres Dominicos de Villanueva de los Infantes, lugar al que se había  retirado, ya muy enfermo, después de haber pasado cuatro años retenido en el Convento de San Marcos en León por denunciar la política del Conde Duque de Olivares. Sus restos mortales fueron sepultados en una capilla noble de la Parroquia de San Andrés Apostol, dentro de la cripta de la familia Bustos.

Algún tiempo después, durante la celebración de un festejo taurino en la Plaza Mayor infanteña, el público allí congregado contempló asombrado a un joven caballero, de nombre don Diego y perteneciente a la nobleza local  dispuesto a la lidia de un toro a caballo luciendo unas extraordinarias espuelas de un dorado intenso. Nada más salir al ruedo, el toro embistió con extraordinaria fuerza al  jinete y su caballo abatiendo violentamente a ambos. En el suelo, el toro remató al joven con una certera cornada. Don Diego solo tuvo fuerzas para balbucear antes de morir: “….las espuelas…”

Posteriormente se supo que unos días después de la muerte de Quevedo, el joven don Diego que toreaba unos días más tarde, quería impresionar a todos sus vecinos de Villanueva. Se puso en contacto con el sacristán de la iglesia  de San Andrés y le ofreció dinero a cambio de le ayudara a profanar la tumba y le quitara al cadáver de Quevedo las espuelas de oro para dárselas a él.  El sacristán de la parroquia accedió a los deseos del joven y ambos profanaron  la tumba quitándole  las espuelas al cadáver y echando sus restos a una fosa común. Ambos, caballero y sacristán consiguieron el objetivo. El joven, las espuelas, el sacristán, el dinero pactado.

Iglesia de San Andrés Apostol

Pero el destino castigará el pecado y la vanidad de don Diego.  Nadie  dudó de que el trágico final del muchacho fuera provocado de alguna manera por el espíritu agraviado de Francisco de Quevedo. Tras la muerte del joven, no se volvió a saber más sobre el destino de  las extraordinarias espuelas. No sucedió la mismo con los restos de Quevedo, los cuales, tras muchas investigaciones, fueron encontrados en mayo de 2007 y depositados en la capilla de la Virgen de la Soledad de la iglesia de San Andrés Apóstol, en la misma cripta donde originariamente fue enterrado el escritor en 1645.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: