Vitoria

Plaza de la Virgen Blanca

Foto: J. A. Padilla
Foto: J. A. Padilla

La Plaza de la Virgen Blanca es, sin duda alguna, el centro neurálgico de la ciudad de Vitoria-Gasteiz. Los dos elementos monumentales que la caracterizan son: la Iglesia de San Miguel, que cierra la plaza por su lado norte y a la que se accede por una escalinata de piedra; y el monumento a la Batalla de Vitoria, situado casi en el centro de la plaza, algo escorada a la izquierda del observador. El actual nombre de la plaza data del año 1901, ya que a inicios del siglo XVII se denominó Plaza Real para posteriormente adoptar el de Plaza Mayor, pasando por Plaza Vieja y Plaza Vieja de Castilla.

Foto: J.A. Padilla
Foto: J.A. Padilla

Como en otras muchas plazas, antiguamente en este lugar se ubicaba el mercado, y también este lugar los vitorianos lo convirtieron en el mentidero de la ciudad, razón por la que popularmente la plaza fue conocida por el nombre de Plaza del Mentirón.

La Plaza de la Virgen Blanca se llena de jolgorio y alegría cada 4 de agosto cuando se inician las fiestas patronales. Ese día tiene lugar la Bajada de Celedón. Desde lo alto de la torre de la iglesia de San Miguel, a las seis de la tarde, tras el típico chupinazo, baja Celedón (un muñeco suspendido por una cuerda)con su paraguas abierto volando por encima de la multitud hasta un balcón. Luego sale de la casa ya convertido en humano y caminando hasta la balconada de la Iglesia desde donde da un discurso alentando a todo el mundo a la diversión e inaugurando de esta forma las fiestas de la Virgen Blanca. Posteriormente en la noche del 9 al 10 de agosto abandona la ciudad volando hacia el cielo vitoriano despidiéndose hasta el siguiente año.

Foto: J.A. Padilla
Foto: J.A. Padilla

Como hemos dicho antes, en el centro de la plaza se encuentra el Monumento a la Batalla de Vitoria, inaugurado en 1917 en conmemoración a una de las batallas decisivas de la Independencia Española, tanto que supuso la derrota total del ejército de Napoleón y su retirada definitiva de Francia. La escultura está llena de gran simbolismo. Así, en lo más alto vemos a la Victoria y a España, que liberan a un hombre desnudo y encadenado, que representa al pueblo español.

Foto: J.A. Padilla
Foto: J.A. Padilla

También observamos a un león que tiene en sus garras un águila, siendo el león el que representa al ejército aliado de los españoles, y el águila al napoleónico. En la parte inferior del conjunto escultórico se observan escenas de la batalla, entre las que destaca el general Wellintong montado a caballo. Sobre el pedestal y a caballo, vemos al general Miguel Ricardo de Álava, el primero en entrar y liberar a Vitoria, evitando el saqueo de los franceses en su retirada. También podemos ver a José Bonaparte, en la parte trasera del monumento, tocado con un casco con el águila. Está huyendo junto con los soldados franceses.

Foto: J.A. Padilla
Foto: J.A. Padilla

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: