Cudillero

Si hay un municipio que merece estar en esta sección de “Pueblos con encanto” ese es Cudillero,  un pintoresco pueblo de pescadores construido en las empinadas laderas de los tres montes que rodean el pueblos y que forman un anfiteatro urbano. Antaño fue uno de los puertos más importantes de la costa cantábrica, algo que nos recuerdan los múltiples restaurantes que se arraciman sobre la espectacular plaza que se abre al mar.

El espectáculo es impresionante. Las multicolores casas que forman el pueblo forman una sinfonía de colores que convierten a Cudillero en al único y espectacular. Invita a perderse, bastante fácil por cierto, por sus empinadas cuestas y explorar su interior hasta llegar a su punto más alto, el mirador desde el cual se ve todo el conjunto urbano en toda su inmensidad.

Algo que también podemos hacer desde los miradores que encontramos a nuestro paso y que nos van dando una perspectiva del paisaje que cambia según el punto de observanción. Las gaviotas revolotean sobre nuestras cabezas y con sus graznidos nos recuerdan el carácter marinero de la ciudad.

Luego, tras caminar entre sus casas colgantes es recomendable bajar al puerto. Y lo es principalmente por la necesidad de sentarnos en una de sus terrazas y recuperfar el aliento y las fuerzas que hemos gastado en nuestro recorrido. Y además, porque es obligado degustar los manjares que se exponen ante nuestros ojos. Claro que esto es otra historia. El turismo ha hecho mella en el aspecto gastronómico y han elevado los precios hasta un límite que puede sobrepasar la capacidad de nuestro bolsillo, siempre muy limitada. La otra opción es degutar algún menú del día, pero a esto nos referimos cuando decimos que el turismo ha hecho mella. Y que cada uno interprete.

Tan marinero es este pueblo que hasta a sus habitantes se les conoce como “pixuetos”,  palabra asturiana que significa pez. Y hasta tienen una ceremonia que les bautiza como tales, en una fuente que podemos encontrar en uno de sus rincones. Incluso alguien que no haya nacido aquí puede ser bautizado en la mencionada fuente y convertirse en pixueto.  Esto del gentilicio es importante. Porque los habitantes del concejo se llaman cudillerenses. Pixuetos está limitado a los que viven en la villa pesquera.

Por la tarde, cuando el sol empieza a esconderse tras los montes que rodean el pueblo, los barcos pesqueros se aceran al puerto con su preciada carga que llevarán a la Lonja, situada en la plaza.

Vista de la plaza. A la derecha, la Lonja

El característico  “anfiteatro”  y el colorido que lucen  las casas caracterizan el conjunto urbano y que se cierra en torno a la Plaza de la Marina  está catalogado como Conjunto Histórico Artístico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: