Santillana del Mar

Situada junto a la costa occidental de Cantabria se encuentran una villa a la que muchos consideran, no sin motivo, “la ciudad más bella de España”. Santillana del Mar es un museo vivo de una villa medieval desarrollada entorno a la colegiata de Santa Juliana, aunque la mayoría de sus casas se construyeron en los siglos XIV al XVIII. Tras dejar el coche en uno de los aparcamientos, nos dispondremos a visitar una ciudad que solo es posible visitarla a pie.

Calle Santo Domingo

Entraremos por la calle de Santo Domingo, que pronto se bifurca en forma de “Y”: Juan Infante, a la izquierda que conduce a la plaza de Ramón Pelayo; y la de la derecha que se dirige hasta la Colegiata.

Subiendo por Santo Domingo, llegaremos a la plaza Mayor, de traza triangular, donde se ubican algunos de los edificios más representativos de la villa: la casona de los Barreda-Bracho del siglo XVIII, hoy parador de Gil Blas; las casas Del Águila y La Parra; el Ayuntamiento; la Torre de Don Borja, levantada a finales del siglo XIV y la Torre del Merino del siglo XIV, que es el edificio más antiguo, residencia fortificada de los merinos o administradores de los intereses soberanos.

Casa del Águila

 

Torre de Don Borja
Torre del Merino

La calle del Cantón, por su parte, presenta un maravilloso conjunto de casonas de los siglos XV al XVII entre las que destacan: la casa gótica de Leonor de la Vega, madre del primer marqués de Santillana, y la de los Villa, conocida por “la de los hombrones “ por sostener el enorme blasón de la fachada dos caballeros con bigote. Al final de la calle del Cantón se ubica la Colegiata, el monumento religioso más importante del románico en Cantabria.

Casa de los hombrones

Levantada sobre una antigua ermita en el siglo XII, tiene planta de tres ábsides, crucero y tres naves. En la fachada principal se observa un frontón triangular con imagen de la mártir, y por encima, una galería de quince arcos enmarcada por tres torres, una de ellas cilíndrica. El claustro adosado a la nave norte, está considerado como la obra maestra del conjunto, por la excelente talla y decoración de sus capiteles.

Claustro de la Colegiata

 La transformación del antiguo monasterio en Colegiata se produce a mediados del siglo XII, época en que se edifica el templo actual, en estilo románico. La escultura de su porticada, capiteles y canecillos evocan los temas fundamentales de la religiosidad medieval, en particular la lucha entre el Bien y el Mal, y la necesidad de la penitencia y el perdón para salvarse de las penas del infierno. Este mensaje se muestra a través de alegorías y símbolos animales (leones, pelícanos, palomas, cuervos, serpientes, cabras…) y vegetales (manzanas, helechos, acanto, lirios, vid, uvas, piñas…) así como algunas escenas humanas.

El Palacio de los Velarde se ubica en la plaza de las Arenas, junto a la Colegiata. Fue edificado por Alonso de Velarde a mediados del siglo XVI en estilo renacentista, como se aprecia en la fachada principal, situada al este, con soportal, balcones y escudos.

Palacio de los Velarde

La villa muestra en todos sus rincones su pasado señorial pero también el carácter rural de su época moderna, como lo atestigua el abrevadero de ganado situado frente a la colegiata, donde hasta hace bien poco era posible ver como el ganado saciaba su sed. Hoy es mudo testigo de su pasado y continúa conteniendo agua, resistiéndose a desaparecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s