Chinchón

Plaza Mayor. Foto: J.A. Padilla

Chinchón es una localidad situada en la zona de la vega del río Tajuña, en una zona de gran riqueza agrícola y paisajística. La privilegiada situación de Chinchón es tal que los Reyes Católicos se trasladaron a ella y concedieron a los Marqueses de Moya el Señorío de Chinchón. Los hijos de estos se convierten en condes en 1520 y Chinchón pasa a ser un condado. Hoy, Chinchón es uno de los pueblos más pintorescos de la Comunidad de Madrid y, a pesar de la cercanía con la capital, ha conseguido mantener su singularidad.

Foto: J.A. Padilla

El casco urbano de Chinchón fue declarado, en 1974, Conjunto Histórico Artístico y hoy es uno de las referencias turísticas, tanto a nivel nacional como internacional.

Plaza Mayor y Torre del Reloj. Foto: J.A. Padilla

Cuenta con una gran variedad de atractivos turísticos, como la Iglesia Nuestra Señora. de la Asunción, la Torre del Reloj, el Teatro Lope de Vega, el Monasterio de los Agustinos-Parador de Turismo, el Monasterio de las M.M. Clarisas, el Castillo de los Condes y la, sobre todo, la Plaza Mayor de Chinchón, una de las más bonitas de España.

Foto: J.A. Padilla

Por si esto fuera poco, Chinchón también tiene fama por sus productos típicos, como el anís, el aceite, el ajo y el vino, que se pueden degustar en los numerosos mesones y restaurantes o adquirir en las tiendas típicas. Porque Chinchón también es una referencia gastronómica.

Foto: J.A. Padilla

Volviendo a la Plaza Mayor, lugar de encuentro donde se celebraban las ferias de ganado, los mercados y las célebres corridas de toros, y donde se concentra la vida social y turística del municipio. En 1683 queda cerrada abriéndose huecos para permitir el paso a procesiones hacia la misma para los carros. En su conjunto, la plaza está soportalada y cerrada por construcciones de tres plantas y balcones de madera, denominados “claros”. Ha sido utilizada como corral de comedias, juego de cañas, autos sacramentales y celebraciones taurinas.

Foto: J.A. Padilla

Es una típica plaza medieval, siendo construidos los primeros soportales y balcones en el siglo XV, quedando completamente cerrada en el siglo XVII. Su forma es irregular, pero ordenada y sencilla. Las casas son de tres plantas, con galerías adinteladas y 234 balcones de madera sustentados por pies derechos con zapatas.

Fuente de Arriba. Foto: J.A.Padilla

En el lado este de la plaza se encuentra la llamada Fuente de Arriba, perfectamente integrada en la plaza. Pese a que pueda parecer antigua, en realidad  fue terminada en el año 1979 durante la remodelación de la plaza. Está formada por un pilón abrevadero y un gran frontal de forma rectangular, con dos caños. En la sección central se aprecia  el enorme escudo con de Chinchón. La Fuente de Arriba recibe esta denominación para diferenciarla de la Fuente de Abajo, situada también en la plaza, aunque dentro de un recinto cerrado, junto a la antigua cárcel. 

Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción. Foto: J.A. Padilla

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, construida en 1534 por Alonso de Covarrubias. La iglesia actual es una reconstrucción que combina los estilos gótico, plateresco, renacentista y barroco. En su interior podemos admirar el retablo de la Virgen pintado por Francisco de Goya, encargado por su hermano Camilo, capellán de los condes de Chinchón.

Retablo de la Virgen, de Goya. Foto: J.A. Padilla

Frente a la iglesia se encuentra la Torre del Reloj, que en su día formó parte de la antigua iglesia de Nuestra Señora de Gracia, construida en el siglo XV. Tras la destrucción total de la iglesia por parte de los franceses, solo la torre fue reconstruida. De ahí viene el dicho de que “Chinchón tiene una torre sin iglesia y una iglesia sin torre”.

Torre del Reloj. Foto: J.A. Padilla

Desde el mirador que hay frente a la iglesia y la Torre del Reloj contemplamos una espectacular vista de Chinchón, con su Plaza Mayor, en el punto más bajo, y el castillo en el más alto.

Castillo. Foto: J.A. Padilla

En lo alto de la colina se encuentra el Castillo de los Condes, levantado por el Tercer Conde de Chinchón. De estilo renacentista, está rodeado de un talud para evitar su acceso. El lamentable estado del castillo demuestra su complicada existencia. Construido a finales del siglo XV, fue derruido en un ataque comunero en 1520. El III Conde de Chinchón, años después decide construir el actual sobre los cimientos del anterior. Estuvo bien conservado hasta el año 1705, en que fue destruido parcialmente en la Guerra de Sucesión. En 1808 durante los tres días de asedio a Chinchón en la Guerra de la Independencia, sufrió expolio e incendio. A partir de entonces, parte de sus materiales se aprovecharon en la reparación de caminos, cercas y casas. Su último uso, fue como fábrica de licores. Hoy es mudo testigo de aquellos acontecimientos históricos y muestra las huellas de todos ellos.

Convento de S. Agustín. Foto: J.A. Padilla

De nuevo en el casco histórico, encontramos frente a la entrada de la Plaza Mayor el Convento de San Agustín, actual el Parador de Turismo tras haber sido rehabilitado en 1982. Su construcción data del siglo XV, si bien fue reconstruido durante la Guerra de Sucesión para que se alojara el archiduque Carlos de Austria. Tras la Desamortización de Mendizábal, en 1842, sirvió como juzgado y prisión.

Casa de la Cadena. Foto: J.A. Padilla

Frente al Convento se encuentra la Casa de la Cadena, un edificio barroco de finales del siglo XVII con la fachada ordenada de tres cuerpos, puerta de acceso adintelada y, sobre ella, existe un escudo que contiene una mano sujetando una cruz con la siguiente inscripción: “IHS — MARIA ABRAÇANDOME CON ESTA ME LIBRO DIOS DE LA ENBIDIA”. Esta casa fue el lugar de hospedaje del Rey Felipe V, a su paso por Chinchón, la noche del 25 de febrero de 1706, durante la Guerra de Sucesión. La cadena sobre la puerta significa que nadie podía pasar por donde había pasado el Rey.

Foto: J.A. Padilla

Antes hablamos del vínculo de Francisco de Goya con Chinchón, del cual ha quedado para la posteridad el cuadro que preside el altar mayor de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. También se dice que en Chinchón el artista pintó una de sus grandes obras maestras, La Condesa de Chinchón, en la que aparece María Teresa de Borbón y Vallábriga, nieta de Felipe V y mujer de Godoy, valido de Carlos IV. Partiendo desde la iglesia, concretamente por la calle de la Iglesia, encontramos la casa donde vivió el genial pintor y sobre cuya fachada un azulejo lo recuerda. Goya eligió Chinchón para retirarse de la Corte y huir de la guerra contra los franceses, aprovechando que su hermano era capellán de la villa.

Casa de Goya. Foto: J.A. Padilla

Y es que Chinchón es un buen lugar para buscar la tranquilidad y el descanso. Aunque los fines de semana la masificación ponga en peligro esta afirmación. Y es que hay muchos alicientes para acercarse a Chinchón.

Foto: J.A. Padilla

 

 

 

Anuncios