Combarro

Foto: J.A. Padilla

En plenas rías bajas, encontramos Combarro unos de los lugares más visitados de la Ría de Pontevedra. Declarado Conjunto Histórico Artístico en 1972, es una antiguo pueblo de pescadores que contiene muchos de los elementos típicos de Galicia, tales como el mar, los hórreos, los cruceiros y las casas de piedra.

Foto: J.A. Padilla

Efectivamente, Combarro asentado sobre el granito su arquitectura tradicional, que se levanta en torno al eje principal que representa la calle, o Rúa de San Roque, la cual transcurre paralela al mar y de la que parten pequeñas, muy pequeñas, y estrechas, muy estrechas, callejuelas que desembocan en la ría de Pontevedra.

Foto: J.A. Padilla

La razón de esta disposición urbana es que de esta forma se facilitaba la actividad pesquera del pueblo, accediendo a la ría de una forma rápida y sencilla a través de estas calles que se adentran en la misma ría y convirtiendo a esta un una calle más. Así, cuando baja la marea es posible adentrarse a pie en la ría, desde podemos contemplar las particulares características arquitectónicas de Combarro. Luego, en este lugar se ofrece a todos los productos que se han extraído del mar.

Foto: J.A. Padilla

Paseando por el pequeño pueblo observamos como su tipología urbanística muestra los tradicionales trabajos de cantería, entre los que destacan los anteriormente mencionados hórreos y cruceiros, casi todos ellos construidos entre los siglo XVII y XX.

Hórreo. Foto: J.A. Padilla

El hórreo es un elemento esencial de la vivienda tradicional en esta parte de la geografía española, destinado a guardar los productos del campo. En Combarro, según dicen, se encuentra el mayor conjunto de hórreos de Galicia. Hay más de treinta repartidos, pero es especialmente singular el gran número de ellos que se encuentran al borde del mar.

Cruceiro. Foto: J.A. Padilla

Junto a los hórreos, los cruceiros son un elemento religioso que simboliza la protección. Se pueden frente a las iglesias y ermitas y en cruces de caminos. Aquí, en Combarro, se encuentran en los cruces de las calles. Esculpidos en granito, representan la victoria sobre el mal y otros disponen de un pequeño altar con funciones ornamentales. También encontramos la Iglesia de San Roque, la cual encuentra en el centro del pueblo y es un ejemplo típico de arquitectura religiosa marinera.

Foto: J.A. Padilla

Combarro tiene muchos méritos para que merezca una visita cuando visitemos las Rías Baixas. La pesca ya ha dejado de ser ya la actividad principal de la localidad, dando paso a a otra industria muy beneficiosa para la zona: el turismo. Y aquí, es fácil encontrar todo aquello que forma parte de esta actividad porque si hay algo que no falte en Combarro es una gran oferta de bares, restaurantes, tiendas de recuerdos y productos típicos de la zona.

Foto: J.A. Padilla
Anuncios