Piedrahita

Plaza Mayor. Foto: J.A. Padilla

Piedrahita es un municipio de la provincia de Ávila situado en el Valle del Corneja, en la carretera que une la capital con Barco de Ávila, en un entorno natural privilegiado. A través del tiempo, Piedrahita ha sabido mantener su orgulloso pasado y su patrimonio histórico artístico.

Fuente e Iglesia. Foto: J.A. Padilla

Un patrimonio que se estructura en torno a su Plaza Mayor, o Plaza de España, eje neurálgico de la villa y en la que se encuentran ejemplos de la arquitectura popular que la caracteriza, además de edificios tan importantes el Ayuntamiento y la Iglesia de Santa María la Mayor, La plaza está rodeada de soportales en la que se observan varios estilos, con arcos sujetados sobre columnas de piedra. En el centro de la plaza se observa una fuente esculpida en granito realizada en 1727. La plaza, además está rodeada de árboles centenarios. Como centro neurálgico de la villa, en la plaza se han celebrado todo tipo de acontecimientos sociales, desde mercados, corridas de toros hasta autos de fe.

Ayuntamiento. Foto: J.A. Padilla

El edificio del Ayuntamiento, presidido por un reloj en su fachada, contiene en sus archivos la partida de nacimiento del Duque de Alba.

Iglesia de Nuestra Sra de la Asunción. Foto: J.A. Padilla

Cerrando una de las partes de la plaza se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, construida en el siglo XIII que, según la tradición, sobre un castillo donado por la Reina Doña Berenguela en el siglo XIII. La iglesia consta de tres naves separadas mediante arcos apuntados sobre pilares y otros de medio punto muy grandes. Su interior alberga el Museo de Arte Sacro donde existen piezas únicas, como el sepulcro de los García de Vargas, el púlpito de madera tallada del siglo XV, la reja y sillería del Coro Bajo, así como numerosas tallas de gran interés y diferentes épocas.

Palacio de los Duques de Alba. Foto: J.A. Padilla

Tal vez el edificio más importante y, sobre todo, más conocido de Piedrahita es el Palacio de los duques de Alba, el cual fue la residencia veraniega de la Casa de Alba de Tormes y se construyó sobre el antiguo castillo de los Álvarez de Toledo. Es un edificio que sorprende a primera vista por su suntuosidad y dimensiones. De estilo neoclásico francés, fue levantado entre 1755 y 1766, por el arquitecto francés Jacques Marquet.

Foto: J.A. Padilla

El palacio posee dos pisos en forma de U, el superior abuhardillado. Posee, además, un hermoso patio de armas, visible desde la verja de entrada. Además de los duques de Alba y otros miembros de la aristocracia española, Jovellanos y Francisco de Goya, descansaron en el palacio. Precisamente, se cuenta que los jardines situados en la parte trasera del palacio sirvieron de decorado a algunos cuadros de Goya, co o por ejemplo, La Vendimia.

Cpnvento de las Carmelitas. Foto: J.A. Padilla

Paseando por las calles de Piedrahita encontramos el imponente Convento de las Carmelitas Calzadas, un edificio del siglo XV fundado por María de Vargas y Acebedo. En la fachada aparece el escudo de los Duques de Alba. Dentro del convento se encuentra el cuadro “El Granadino”, del pintor Alonso Cano. Entre las casonas importantes de la villa se encuentra la Casa de José María Gabriel y Galán, quien ejerció su magisterio en la villa. Fue la antigua casa del administrador del Duque de Alba hasta que en 1875 el Ayuntamiento la convirtió en escuela y residencia del maestro.

Foto: J.A. Padilla

A lo largo de la villa observamos varias casas señoriales y casonas cuyo denominador común es la piedra, un elemento de gran robustez y que da el característico tono gris a la ciudad.

Foto: J.A. Padilla

 

 

Anuncios